El Verdadero Che Guevara

Disponiendo pues, en nuestro idioma de las mismas dos voces que en inglés, e igualmente precisas y breves, nada más lógico y hacedero que componer la palabra «balompié», cambiando en m la n del balón por la misma regla ortográfica que se sigue en ciempiés, sambenito, el apellido Sampedro, etc., etc. Nada más recibir los primeros pares, Knight le hace llegar varios a Bowerman. En menos de diez meses el conjunto bético se convirtió en el primero del sur que llegó a la final de la Copa de España en la edición de 1931. Tras eliminar al Donostia Foot-Ball Club en primera instancia y al Foot-Ball Club Badalona en octavos de final se enfrentó al Madrid Foot-Ball Club.

Finalmente, el club rehusó participar por motivos económicos, en la que hubiese sido la primera participación de un club sevillano en la máxima competición a nivel de clubes en España. Dichos encuentros acrecentaron la rivalidad entre ambos clubes que repercutía ya a nivel nacional. Una de la UEFA Champions League -máximo torneo a nivel de clubes en el viejo continente-, nueve de la Copa de la UEFA/Liga Europa, y dos de la extinta Recopa de Europa.

Con una elástica muy parecida a la que hoy es tercera equipación , el conjunto de la Ciudad Condal ganó la antepenúltima Recopa de Europa en la campaña 96/97, un torneo que muchos no conocerán, pero que era uno de los más relevantes del fútbol europeo hasta su desaparición, en 1999. Tanto es así que el propio club catalán fue con cuatro el que más veces levantó su trofeo. Con la cuarta plaza en el bolsillo y la lejana eliminación en Copa, los amarillos ansiaban llegar a la final de la Europa League en Basilea, pero el Liverpool les despertó de su sueño.

También lo hago por mi bolsillo. También supo captar a jóvenes promesas del fútbol vasco, como al portero Joaquín Urquiaga y al defensa Serafín Aedo ambos procedentes del Baracaldo Foot-Ball Club. «El Balompié», como fue conocido el equipo hasta finales de los años veinte, se convirtió en el año 1910 en el primer vencedor de la Copa de Sevilla, condición que revalidó y ostentó hasta 1913, siendo uno de los equipos que más impulsó el fútbol en la región ya con su identificativo uniforme verdiblanco establecido en 1911 a semejanza de los colores de la que después sería la bandera andaluza con unos colores que definieron históricamente a la región.

Pronto estos primeros encuentros de carácter interlocal en la región comenzaron a registrar la que posteriormente sería una de las rivalidades más encarnizadas del fútbol español con su vecino, el Sevilla Foot-Ball Club en el derbi sevillano. Con la fecha concreta del día 6, la Junta Directiva del Sevilla Balompié y dos días más tarde la del Betis Foot-ball Club, aprobaron y registraron el acontecimiento. Igualmente, según el barómetro del CIS, el Real Betis Balompié es el segundo equipo de muchos españoles, camisetasfutbolbaratas ocupando la quinta posición respecto a la simpatía sentida hacia algún otro equipo además del principal.

Este culminó finalmente tras una Real Orden Circular, del 9 de abril de 1902, en el que se instaba nuevamente a las asociaciones a referirse al Gobernador Civil de la ciudad. Tiene 513 peñas repartidas por todo el mundo -el cuarto club español que más posee, siendo únicamente 60 las pertenecientes a Sevilla-. Su desempeño en las competiciones nacionales le ha llevado a disputar competiciones internacionales en catorce ocasiones.

A los primeros en general, y más especialmente a los segundos, brindo esta modesta «ideica» en bien de la pureza y riqueza de esta habla española, por cuya conservación y acrecimiento todos debemos interesarnos de continuo, sin dejarnos vencer por la rutina y el culto inconsciente que se rinde al exotismo, culto asaz bajuno y excesivamente cursi en muchas ocasiones. Un poco más generosos son en el Racing de Santander, que da tres indumentarias a sus futbolistas y, si quieren alguna más, pueden pagar 40€ por ella (en vez de los 65€ originales), además de tener permiso para intercambiar o regalar.

Una victoria por 3-0 en la ida hizo insuficiente la victoria madrileña por 1-0 en el partido de vuelta, viendo como los béticos alcanzaban las semifinales por primera vez. Fue a partir de 1924, cuando el Balompié, gracias a la vuelta a la directiva del club de varios de sus primeros fundadores, mejoró en sus resultados y, tras múltiples subcampeonatos, venció por primera vez la Copa de Andalucía en la edición de 1928. La recuperación social era un hecho en lo que fueron los preludios a la constitución en España de una primera competición profesional, la Liga Española de Foot-Ball.

Si tiene prácticamente cualquier problema con respecto a dónde, junto con consejos sobre cómo emplear camisetas de futbol net , puede enviarnos un correo electrónico en nuestro propio sitio de Internet.